viernes, 13 de febrero de 2009

Tarta de crepes para " El jefe "

Seguimos con los cumpleaños, "El jefe" cumplió 58 años el día 4, aunque lo celebramos el 8 por eso de estar toda la familia reunida, y esta fue la tarta que le hice, la verdad que la presentación no quedó nada bonita, no tuve mucho tiempo para dedicarle, el sábado teníamos kedada aniversario las malagueñas del foro Mundorecetas, y claro no me la podía perder.


Ingredientes:
Para la crepe
750 grs. harina de repostería
3/4 litro de leche
6 huevos
2 cucharada de mantequilla derretida
50 grs. de azúcar avainillada
una pizca de sal

para el relleno
500 grs. de nocilla

para la cobertura
250 grs. de chocolate con leche
30 grs. de mantequilla

para la decoración
praliné de avellanas
conguitos blanco
botones de chocolate negro



Modo de hacerlo:
Pongo todos los ingredientes de la crepe en el vaso y bato 1 minutos aprox.

Pongo un poco de mantequilla en la sartén, y la extiendo con una brocha de silicona para que se engrase.

Echo un poco de la crema y cuando empieza a despegarse por los bordes con una lengua de silicona despego los laterales y le doy la vuelta.

He metido el tarro de nocilla en el microondas durante 30 segundos, y lo he puesto dentro de un cuenco con agua caliente para que se mantenga cremoso, y pueda extenderla bien.


En la bandeja donde la voy a servir, pongo un crepe , lo pinto con nocilla, pongo otro encima y así sucesivamente hasta terminar con todos los crepes.

Para mayor seguridad, he puesto dos crepes juntos en la base .

Como la tarta está algo caliente y los crepes tienden a desplazarse, le he puesto un aro para sujetarla y la he metido en la nevera para que se enfríe.

Os aconsejo que si la hacéis no la pongáis en una bandeja perforada, porque por mucho cuidado que tuve, acabó manchándose de chocolate, y me fue imposible dejarla totalmente limpia.


He puesto el chocolate y la mantequilla en un cuenco y al microondas durante 1 minuto , lo mezclo bien hasta que esté todo derretido.

He bañado la tarta con el chocolate caliente, y la he adornado con el praliné de avellanas y los conguitos.

Esta tarta es preferible hacerla un día antes, para que enfríe bien y los sabores se mezclen.
Y a la hora de servirla la acompaño con nata montada, y una bola de helado.

Cuando terminé la tarta, pensé que me había equivocado al elegirla, creí que sería un ladrillo de tarta por lo que pesaba la bandeja, pero al comerla resultó una tarta suave, nada empalagosa, y a todo el mundo le gusto muchisimo.