miércoles, 6 de enero de 2010

Roscon tarta de cumpleaños 2010


El día 4 fue el cumpleaños de María, que le encanta el chocolate, pero también le encanta el roscón,  así que este año  para variar,  he preferido hacerle una tarta de roscón,  como a ella le gusta relleno de nata y con sus galletas favoritas las galletas de limón, y este fue el resultado, creo que no quedó del todo mal, bueno a ella le encantó y de eso se trataba, además ahora hay que mimarla muuuucho más,  que bien pronto será mamà y yo abuela.
La receta del roscón es la misma que la del año pasado 
Aunque no tiene secretos os pongo como  hice la tarta
Separé la masa en tres bolas,  como la masa pesaba 1400 grs. aprx. hice una bola de 600 grs. otra de 450 grs. y la última 350 grs.
Les dí forma redonda y puse unos cuencos dentro con agua caliente, y lo tapé con papel film.
 Los metí dentro del horno,  por supuesto apagado,  y los dejé dentro toda la noche y parte de la mañana, para que fueran levando lentamente,media hora antes de sacarlos encendí el horno a 30º,  y los dejé 30 minutos, y terminaron de levar y triplicar el volumen.

Una vez levado los roscones los pinté con huevo y los decoré.
Los horneé por separado, a 190º calor arriba y abajo en la segunda ranura y le puse un cuenco con agua caliente para provocar vapor, igual que hago con el pan, y la verdad que me ha gustado mucho el resultado.
También preparé sus las galletas favoritas,  las de limón y les puse las letras con fondán de nubes, estoy experimentando y me está gustando el resultado.
Preparé la nata con gelatina neutra, es estupenda porque no le da sabor y la textura que coge es muy buena,  si se le pone peso no pierde la forma.
Para medio litro de nata pongo dos hojas de gelatina.
Pongo las hojas a hidratar en agua.
Separo un poco de la nata en un cuenco
El resto de la nata  la  pongo en el bol y empiezo a batirlo
Caliento durante 12 segundos  la nata en el microondas
Estrujo la gelatina que ya está hidratada
Echo la gelatina  en la nata caliente la mezclo con una cucharita
Vuelco la nata con la gelatina sobre la nata que se está batiendo.
Meto la nata en una manga pastelera y la dejo enfriar en la nevera.

El montaje es bien fácil, como tenía que trasladarla la puse sobre una bandeja de metal.
Puse el roscón grande relleno de nata,   en el centro  un cuenco boca abajo y coloqué encima el segundo roscón,  también relleno de nata, puse otro cuenco y encima el tercer y último roscón.

Para cubrir el cuenco le  puse nata encima, pinché las galletas , que a la vez servía para sujetar los roscos entre sí,  y evitar que se movieran durante el traslado y por último las velitas, y lista la tarta para trasladarla.
El día 6 como es tradición,  desayunamos con roscón y chocolate, así que el día anterior preparé una nueva masa y la  dividí en tres porciones iguales,  rellené uno con nata,  otro con chocolate y el último sin relleno,  que es como a mi más me gusta.
La mesa preparada para el desayuno,  con los roscones recién horneados.