domingo, 16 de mayo de 2010

Sardinas en vinagre

 
Dice el refrán que no hay dos sin tres,  y eso es lo que  ha ocurrido, primero se  rompió el ordenador, días más tarde se rompió la cámara de fotos y por último el móvil,  con la consiguiente pérdida de gran parte de la agenda, un desastre y eso sin contar una salud más que regular que ya he recuperado, pero lo peor o lo mejor según se mire, la operación de mi hermana 13 meses en lista de espera como "preferente" por su mal estado, para una operación de corazón, y luego dicen que la sanidad andaluza funciona muy bien, ¿ no se para quien?.
Y cambiando de tema hoy os presento unas sardinas en vinagre, desde que las comí en la cena de los Gastronautas en el Restaurante Montana tenía ganas de hacerla,   sabía que iban a triunfar en casa, y así ha sido,  ahora compite  con los boquerones.

Ingredientes:
500 grs. de sardinas 
1/2 litro de vinagre de vino blanco "del barato"
2 cucharadas grandes de sal
2 dientes de ajos
1 ramita de romero fresco
cebollino
aceite de oliva virgen extra

Modo de hacerlo:
Lo primero que hay que hacer es limpiar las sardinas,  quitarles la espina y separarlas en filetes, las dejo sumergidas en agua unos minutos para que pierdan la sangre.
Con las tijeras corto la parte del vientre donde están las espinas, que aunque son pequeñas a la hora de comerlas no es agradable encontrarlas, y las voy colocando en un taper.
En un bol pongo la sal y el vinagre, lo mezclo hasta que la sal está totalmente disuelta.
Y lo vuelco sobre las sardinas, le pongo los ajos y la ramita de romero, lo meto en la nevera de 12 a 24 horas, el tiempo depende del tamaño, yo los he tenido 24 horas porque a nosotros nos gusta que estén bien curadas.
Escurro las sardinas y las empaqueto en papel film, lo meto en el congelador,  mínimo tres días y máximo  tres meses.
 Saco las sardinas del congelador les quito el papel film y las pongo en una rejilla para que escurran y  se descongelen, con medio hora es suficiente,  las pongo en un plato,  las rocío con aceite de oliva virgen extra y le pongo cebollino picado.
Como aperitivo con aceitunas o en  ensaladas, están deliciosas.