sábado, 28 de junio de 2014

Helado de chocolate

 Los helados preparados con merengue,  no necesitan heladera, no cristalizan, y  además  no hay que   estar pendiente cada hora en removerlo, son cremosos y recién sacados del congelador son muy fácil de servir.
 Ingredientes:
250 grs. de chocolate fondant
2 cucharas de cacao en polvo
300 grs. de azúcar
180 grs. de agua
4 claras
1 yogur blanco
200 grs. de nata
pepitas de chocolate

Modo de hacerlo:
Primero preparo un merengue italiano que es lo que hará que este helado no cristalice, congele lo justo y tenga mucha cremosidad. 
Lo primero que hago es preparar  el almíbar, pongo en un cazo el agua y el azúcar y lo dejo hervir hasta  llegas a 105º, si no tenéis termómetro,  hasta que las burbujas se hagan pequeñas y algo lentas, otra forma de ver si el almíbar está en su punto es meter un tenedor y soplar y viereis que salen pompitas como si de jabón se tratara, pues ese es el punto ideal.
Mientras el almíbar se hace pongo las claras en el bol y con el globo a velocidad alta,  hasta que cojan   consistencia, sin dejar de batir el merengue pero ahora a velocidad baja es el momento de añadir el almíbar lentamente, y lo dejo batir 10 minutos para que se enfríe el merengue.
Mientras el merengue da vueltas y se enfría en la batidora, en otro bol pongo la nata y la caliento en el microondas durante 1 minutos, añado el chocolate troceado y con el calor de la nata se derretirá, y seguidamente añado el yogur, queda una crema suave y brillante de chocolate. 
 Ya solo queda ir añadiendo el merengue, mejor en dos veces así evito que se baje, y cuando está todo incorporado y bien mezclado le echo las dos cucharadas de cacao y las pepitas de chocolate, lo pongo en un taper y al congelador, en 6 horas el helado estará perfecto para tomar, pero aguanta semanas en el congelador sin cristalizar y muy cremoso.
 

jueves, 26 de junio de 2014

Museo del Vidrio y Cristal de Málaga

Esta entrada está inspirada por Housetrip  que desea fomentar destinos apartados de rincones escondidos de España, donde los turistas no acuden habitualmente. Esta visita forma parte del proyecto
 "Rincones escondidos de España"

El museo del Vidrio y Cristal está situado en la Plazuela Stmo. Cristo de la Sangre, muy próximo al instituto Gaona donde estudió nuestro más insigne pintor  Pablo Ruiz Picasso cuando era un niño, en pleno casco antiguo de la ciudad, junto a la Iglesia de San Felipe Neri.
 
Una casona del Siglo XVIII conocida como la Posada de San Felipe Neri , con una fachada típica de la arquitectura barroca malagueña, en sus más de  900 m2  podemos recorrer la historia de la humanidad a través del cristal y el vidrio, acompañado por importantes pinturas, mobiliario y objetos de decoración.
 
La decoración y el mobiliario reflejan el ambiente doméstico en el que vivieron sus primeros propietarios. 
Un museo tan familiar y cercano, que puedes pisar alfombras, tocar, palpar,  e incluso  sentarte y tocar el piano, y este museo tiene otra peculiaridad que lo diferencia del resto, en sus salones se pueden celebrar acontecimientos familiares, bodas, aniversarios, etc. etc.... con la posibilidad de poder usar las vajillas del museo, todo un lujo al alcance de la mano y que puede hacer de una celebración,  un acontecimiento imborrable.   
Este joven museo posee   más de 3.000 piezas de épocas tan distintas como la  fenicia, romana, con cristales bizantinos y persas de los siglo XI, XII e importantes piezas de cristal veneciano y catalán del siglo XVI
 
A lo largo de todo el recorrido, podemos encontrar una gran colección de vidrieras, fiel reflejo del avance de los artesanos de la época.
  Tanto en español,  francés, ingles o italiano las visitas son guiadas por personal experto, que nos hacen un recorrido por la historia, desde el siglo VI A.C. hasta la actualidad.
Mires por donde mires, siempre hay una puerta o una ventana que te adentrará como si de un pasadizo secreto se tratara,  a  otra parte de nuestra historia universal.
Y seguimos encontrados vitrinas  llenas de vidrios y cristales, y nuestra guía nos va explicando el porqué de sus formas y tamaños, si son artesanales o en serie, en que están inspiradas y para el uso que estaban destinadas.
Y podría seguir y seguir poniendo fotos y hablándoos del museo, pero lo que pretendo y  espero es  que os pique la curiosidad y visitéis el museo, entre las muchísimas piezas expuestas,  os encontrareis valiosas piezas de la cultura y la industria malagueña, piezas salidas de los Altos Hornos Malagueños, y que en la actualidad solo se conservan las  chimeneas.
Ya solo quiero deciros que la zona está llena de restaurantes y bares donde podéis tapear y saborear la auténtica cocina malagueña. 

Museo del Vidrio y Cristal
Plazuela Santísimo Cristo de la Sangre, 2
Málaga 29012
Telefono 952220271
Precio de la entrada:
5€, precios especiales para grupos
Horario 
Abierto de martes a domingo de 11h a 19 h
Acsesible para discapacitados 

lunes, 23 de junio de 2014

Helado de jengibre y limón


Si hay un helado fácil de hacer, con un delicioso sabor entre picante y ácido y  súper refrescante, es este helado y además no necesita heladera, no cristaliza y se sirve inmediatamente al sacarlo del congelador, la receta  es de La Cocina Natural de Anabe Langbeing

 Ingredientes:
180 grs. de zumo de limón
50 grs. de jengibre cristalizado
ralladura de la piel de un limón 
300 grs. de azúcar
4 claras
200 grs. de nata
1 yogur blanco

Modo de hacerlo:
Exprimo los limones hasta conseguir 180 grs. de zumo, troceo en daditos muy pequeñitos el jengibre.
En una cacerola pongo,el jengibre, el azúcar y el zumo de limón y lo pongo al fuego para hacer un almíbar.
Añado la ralladura del limón y lo pongo a reducir hasta hacer un almíbar claro "que no coja color", si tenéis termómetro a 105º ,también podéis meter  un tenedor en el almíbar  y soplar  entre los dientes saldrán burbujas como de jabón, ese es el punto del almíbar.
 Mientras el almíbar se prepara bato las claras a punto de nieve.
Cuando el almíbar con el jengibre está listo y sin dejarlo enfriar,  lo voy añadiendo poco a poco sin dejar de batir al  merengue a velocidad baja, y lo dejo 10 minutos batiendo para que el merengue se enfríe.
En otro bol bato la nata y seguidamente añado el yogur.
 Ya solo queda añadir el merengue a la nata montada con yogur, es mejor hacerlo en dos partes, para que al mezclarlo el aire que tiene el merengue no se baje, meto el helado en un taper y al congelador 6 horas.
Tal como sale del congelador es fácil  sacar bolas de helado, no hay que atemperarlo ni calentar la cuchara ni nada,  y solo queda disfrutar de un refrescante y delicioso helado.
nueva entrada

sábado, 21 de junio de 2014

Conociendo Córdoba y su gastronomía #mecomocordoba II parte

Se dice que nunca segundas partes fueron buenas, permitidme que opine lo contrario, si mi primera visita a Córdoba de la mano de Estíbaliz Redondo fue  una gratísima experiencia, esta segunda  ha sido excepcional, de nuevo un grupo de periodistas y bloguers gastronómicos capitaneados por Estíbaliz Redondo responsable del periódico digital Al-Salmorejo, nos ha  permitido adentrarnos en el mundo de la gastronomía, la cultura, los vinos, los vinagres....
Córdoba por ser una ciudad milenaria, por tener el segundo casco antiguo más grande de Europa,  el espacio urbano mayor del mundo declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, por  reunir cultura y  gastronomía (romana, árabe, judía y cristiana) fue designada en 2013  Capital Iberoamericana de la Cultura Gastronómica.
 


Alojados en el céntrico y elegante hotel Córdoba Center, nuestro primer encuentro fue una agradable sorpresa, la Cofradía del Salmorejo Cordobés tuvo la gentileza de nombrarnos embajadores, galardón que recogimos con mucho cariño, y que yo recibí de la mano de Estíbaliz Redondo de Miguel, doble honor.
Y para celebrarlo José Ropero maestro coctelero de Glacé,   preparó el coctel Al-Salmorejo, una  refrescante bebida con mucho tomate y los toques picantes que aportan el jengibre y el wasabi y la suavidad del AOVE de Baena.
  
Terminamos la noche en La Taberna del Río, su chef   Antonio Jiménez  nos deleitó con excelentes platos de la gastronomía cordobesa, como unas deliciosas croquetas de jamón ibérico del Valle De los Pedroches, un Tiradito de corvina salvaje y aliño mozárabe que aún tengo en la memoria, el Carpaccio de presa ibérica del Valle del Guadiato o el Calabacín a la plancha con  avellana cordobesa y queso de cabra de Zuheros, a estos quesos habría que dedicarles un capítulo entero.



Llega el turno de conocer  Moriles, visitamos la bodega de crianza de vinagre de Toro Albalá, pudimos apreciar los matices de los distintos vinagre, probar o catar distintas variedades y añadas,  entre ellos un vinagre centenario que nos dejó a todos sin palabras.
Toro Albalá, está considerada una de las 100 BODEGAS DE ORO ESPAÑOLAS, fundada en 1844 en un molino denominado LA NORIA, en 1922 José María Toro Albalá la restaura.
 Esta bodega está dedicada exclusivamente a la crianza y envejeciendo en botas del vinagre  para su posterior distribución.
Podemos encontrar vinagres de Crianza, Reserva y Gran Reserva

 
Y de la bodega nos marchamos a Montilla más concretamente  al  Centro de Arte Contemporáneo y Vino, ENVIDARTE,  un museo moderno con una decoración de diseño,  sede del C.R.D.O. Montilla-Moriles, recorrimos las distintas salas dedicadas al vino, la sala de la luz, de los aromas, y salas para exposiciones, conciertos y eventos.








En ENVIDARTE asistimos a una Marterclass de la mano de Juanjo Ruiz de La Salmoreteca, nos contó las distintas técnicas de elaboración, la diferencia que hay entre las variedades de tomates, el uso de los distintos tipos de vinagre, la importancia del AOVE y defendió el ajo morado, nuestro ajo Español, Juanjo con más de 600 recetas de salmorejo nos aseguró que hay un  salmorejo para tomar a cualquier hora del día, y para terminar la visita  y dirigidos por el enólogo Ignacio Santiago aprendimos  con una magistral clase,  como se elaboran  los vinagres.


Llegó la hora de reponer fuerzas en el  restaurante Las Camachas, su nombre procede de la leyenda de La Camacha de Montilla famosa hechicera que Miguel de Cervantes inmortalizó en "El Coloquio de los Perros" a su paso por Montilla en el siglo XVI, mención especial el  Paté Casero de Perdiz.
Seguimos con la visita turística cortesía del Ayuntamiento de Montilla, visitamos la Basílica Ponficia de San Juan de Ávila, el Convento de Santa Clara, la Casa Oratorio de San Juan de Ávila, y  el Museo Garnelo. 
La Ruta Avilista ha convertido a la ciudad de Montilla en el epicentro de peregrinos que visitan los restos de San Juan de Ávila,  Doctor de la Iglesia Universal y que están guardados  en la Basílica Pontificia
 


De vuelta a Córdoba nos trasladamos a Casa Pepe de La Judería donde su chef Juan Pedro Secaduras, nos sorprendió con un Tiradito de Ventresca de Atún Rojo maridado con un delicioso Vino Tinaja Bodegas "La Primilla", o las Berenjenas con Miel de Caña y un fino Ecológico de Bodegas Robles, pero tampoco podía faltar el Flamenquín Cordobés y la Mazamorra, y esas Alcachofas con Papada Ibérica y Huevo, maridado con un Fino en Rama de Bodegas Delgado.
La inspiración de las tres culturas se hace patente en mucho de los platos del restaurante, donde también tiene su lugar platos de nueva creación.


Domingo por la mañana salida turística de manos de Leyendas de Córdoba, Teo nuestro guía nos adentró en un mundo fantástico de brujas y fantasmas que reinan por toda Córdoba.
Los más de 2200 años de historia , y el paso de distintas culturas han hecho que la tradición oral hayan pasado de padres a hijos, generación tras generación, como la leyenda del Túnel que va desde Medina Azahara hasta la Mezquita, o la niña fantasma  del restaurante, la leyenda de los amantes aplastados. etc. etc. etc.



Y entre callejas llenas de flores y turistas cámara en mano, llegamos a Blanco Enea-Casa de Galicia y allí el chef José María González Blanco, nos ofreció un almuerzo hecho exprofeso para nuestro grupo, pudimos disfrutar los deliciosos aperitivos en la terraza como el Ostrón Gallego con Jugo de Rabo de Toro,  y de la agradable visita de Gastro Jardín que nos habló de  su proyecto para poder disfrutar de un pequeño huerto en casa.
Pasamos a un  comedor lleno de luz, y allí José María González, nos explica el plato que nos acaban de poner, una ensalada con verduras de huerto urbano, que más que una ensalada es una pequeña huerta puesta en el plato con un aliño de cítricos, os aseguro que no quedó nada en ninguno de los platos, seguimos con un Bogavante con jugo de pollo al sésamo con algas, limón marroquí y ajo negro, y como guinda final a la comida, a las jornadas, y a la despedida del grupo, Tronco de chocolate con espuma de maracuyá  sobre crema de naranja con AOVE y tierra de galletas, un postre inspirado en un poema de Antonio Machado, porque  José María González además de ser un gran cocinero es también un gran poeta, no sé si  se inspira en la poesía para sus creaciones, o sus creaciones le inspiran a la poesía , sea de la forma que sea es un privilegio saborear su cocina.

Y como es mi costumbre,  no quiero terminar sin dar las gracias a todas las personas e instituciones que han hecho que este encuentro gastronómico Nos Comemos Córdoba, haya sido un éxito.



martes, 3 de junio de 2014

Profiteroles



Esta receta es del blog de  mi admirada y amiga Evelyne Ramelet , si no conocéis su blog  os recomiendo que lo visitéis,  una maravilla de cocina francesa que os enamorará.

Ingredientes:
75 grs. de harina+ pizca de sal
2 huevos
30 grs. de  azúcar
50 grs. de mantequilla
125 grs. de agua
1 cucharadita de agua de azahar
relleno
crema pastelera 
la mitad de los ingredientes de la receta 
----------
decoración
100 grs. chocolate negro
20 grs. de mantequilla
almendra laminada
-------------
boquilla rizada
manga pastelera

Modo de hacerlo:
Primero preparo la crema pastelera  para que se enfríe, si queréis ver el paso a paso pinchar aquí
En una cacerola caliento el agua con la mantequilla, cuando empieza a hervir echo la harina de golpe y mezclo con una cuchara de madera  hasta que la masa se despegue de las paredes de la cacerola, es el momento de retirarla del fuego e ir añadiendo los huevos uno a uno, y batiendo con la  cuchara  para que se integre bien en la masa,
La dejo enfriar unos minutos y la meto en la manga pastelera con  boquilla rizada.
Ya solo queda forrar una bandeja de horno, y con la manga pastelera apretar y soltar, lo meto en el horno precalentado a  180º calor arriba y abajo en la segunda ranura, hasta que esté ligeramente dorados, 15 minutos es suficiente.
Derrito el chocolate en el microondas, durante 30 segundos, lo saco lo mezclo le añado la mantequilla y lo vuelvo a meter en el microondas otros 30 segundo.
La crema pastelera ya está fría y el chocolate derretido.
Relleno los profiteroles con la crema pastelera y  solo queda decorarlos con el chocolate, almendra laminada  y listo.
nueva entrada