sábado, 15 de octubre de 2011

Pimiento, patatas y berenjenas rellenas de bonito

 
 A esto se le puede llamar un almuerzo de reciclaje o de limpieza de nevera, tenía una berenjena la pobre solita en la nevera, dos pimientos rojos que si los dejaba unos días más perderían su frescura y medio bonito al horno que había hecho el día anterior así que con un poco de aquí y otro de allá, preparé un estupendo almuerzo.

 Ingredientes:
2 patatas
2 pimientos rojos mediano
1 berenjena
300 grs. de bonito
2 cebollas
100 grs. de vino blanco
1 cucharadita de jengibre fresco rallado
1 tomate rojo
3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
100 grs. de queso parmesano rallado
1 guindilla (opcional)
sal y pimienta recién molida

 Modo de hacerlo: 
He puesto agua a hervir, y he cortado la berenjena por la mitad, le hago unos cortes y la meto en el agua hirviendo, las dejo 10 minutos o hasta que la carne esté tierna.
Corto la corona a los pimientos, lavo las patatas y con su descorazonador las voy dejando huecas con mucho cuidado de no romperlas, le quito la carne a la berenjena.
En una sartén pongo el aceite y sofrío la cebolla, el resto de limpiar  los pimientos, el jengibre y lo rehogo todo durante 5 minutos.
 
Incorporo la carne de la berenjena y el bonito desmigado, lo mezclo todo y lo dejo un par de minutos más a fuego medio, y es el momento de comprobar la sal y añadir la pimienta,   relleno los pimientos, las patatas y las berenjenas, y los pongo en una bandeja para el horno.
Le rallo el tomate, lo rocío con un poco de aceite,  el vino blanco y por último el queso rallado.
Lo meto en el horno a 200º calor abajo y turbo, en la segunda ranura durante 25 minutos.
A ver quién es capaz de comerse todo esto, yo por supuesto no,  pero un poquito de cada cosa sin dudarlo, y sabéis una cosa,  el pimiento y la berenjena mejoran su sabor con unos horitas de reposo.