miércoles, 17 de octubre de 2018

Albóndigas con tomate



Ingredientes:
300 gr. carne de ternera
300 gr. carne de cerdo
200 gr. de pollo 
100 gr. de beicon
2 huevo
2 cucharas de pan rallado
2 cucharas de leche
3 ramitas de hierbabuena
1 cucharadita de sal
3 vueltas de molinillo de pimienta negra
tomate frito

Modo de hacerlo:
A mi no me gusta comprar la carne picada de los supermercados, yo prefiero ir a mi carnicero y pedirle la carne que me gusta y que la pique en el momento, así no me llevo malas sorpresas.

Hacer la masa de las albóndigas es tan  fácil como poner todos los ingredientes en un bol, mezclar bien y dejar reposar media hora en la nevera para que los sabores de mezclen.
 
Y hacer bolitas, el tamaño el que más te guste, yo a mis peques se las hago tamaño mini, a mis hijos grandotas y para mi, el término medio.

 Las albondigas no las paso ni por harina, ni por pan rallado, ni huevo, ni nada de nada.
En una sartén pongo dos cucharas de aceite de oliva virgen extra y a fuego fuerte  voy pasando las albondigas para dorarlas por fuera, pero quedan crudas por dentro.
Las pongo en una cacerola y echo mano de mi tomate frito huevo toro que siempre tengo en el congelador, si no tenéis reserva, ya sabéis a freir tomate.
Y a fuego medio bajo, lo dejo hacer chup chup durante 10 minutos, a media coción le doy un meneito a la cacerola para que el tomate no se agarre al fondo, el tiempo suficiente para que las albondigas terminen de hacerse.
Y así rápido tenemos una buena cantidad de albondigas con tomate.
Y si las albondigas las acompañamos con unas buenas patatas fritas y huevo frito, aseguro que es placer de dioses.

miércoles, 10 de octubre de 2018

Patatas a la riojana


La papa o patata  se cultiva aprox. desde  8.000 años a C. originaria del norte de los Andes peruanos.
Cuando los españoles llegaron a América, descubrieron la patata, pero la rechazaron como alimento, y la trajeron a España como una curiosidad botánica, llegando en primer lugar a Sevilla, y allí fue donde se usó por primera vez como alimento en el hospital de las cinco llagas, hoy sede de la Junta de Andalucía.
Actualmente es uno de los alimentos más consumidos en el mundo, por su precio asequible, por sus propiedades y por su delicioso sabor.
La patata es rica en vitamina B , necesaria para el metabolismo, el sistema nervioso y la formación de glóbulos rojos.
La patata contiene fibra, minerales y es una buena fuente de hidratos de carbono.

 Ingredientes:  
Para tres personas
600 gr. de patatas
2 chorizos
1 cebolla
2 dientes de ajo 
1 pimiento verde
4 ramitas de perejil
2 hojas de laurel
1 cucharadita de pimentón
3 cucharas de aceite de oliva virgen extra
2 pimientos choricero o ñoras
1 litro de caldo
1 cucharadita de sal


Modo de hacerlo:
En una cacerola pongo el aceite de oliva virgen extra, y sofrío la cebolla, el pimiento, los ajos, el perejil, los pimientos choricero, y los chorizos en rodajas, cuanto está bien sofrito, añado las patatas, el pimentón y la hoja de laurel, y la sal, cuidado con la sal que los chorizos ya llevan,  unas vueltas para que se impregnen bien todos los ingredientes
Y añado el caldo, lo dejo hervir a fuego medio, hasta que las patatas estén tiernas, el tiempo dependerá de las patatas.
Dejar reposar 10 minutos antes de servir.
Y listo para llevar a la mesa y disfrutar.
nueva entrada

Tomate frito huevo toro

Ya en otras ocasiones os he hablado de las bondades de este tomate, así que no me quiero poner pesada y seguir insistiendo.
El aceite de oliva virgen extra que me gusta usar para freír el tomate es de la variedad hojiblanca, una AOVE con un toque amargo a fruta verde y un ligero picante que tanto me gusta y que aporta un sabor delicioso a la salsa de tomate, sin olvidar todas las vitaminas que aporta a los guisos. 





Ingredientes:
4 kg. de tomate huevo toro
10 cucharas de aceite de oliva virgen extra
1 cuchara  de sal
1 cuchara de miel



 


Modo de hacerlo:
El tomate huevo toro es un tomate con mucha carne, piel muy fina y casi sin agua, así que no hay ni que estrujarlo para quitarle el agua, solo lavarlo, trocearlo y ponerlo en la sartén con el aceite de oliva caliente  y la sal, y hacerlo a fuego medio sin prisa, pero sin pausa, a mi me gusta que el tomate tenga su sabor ácido, pero en casa no les gusta mucho, así que una cucharadita de miel y todos tan contentos.
En la misma olla donde he frito el tomate, meto la batidora y lo trituro, y lo paso por el chino para que quede muy tamizado.
Y ya está listo para llenar los tarros, dejarlos enfriar y meterlos en el congelado y así tengo durante el invierno tomate frito con todo el sabor del verano.
  Embotado y listo para entrar en el congelador.