lunes, 21 de enero de 2013

Lentejas con chorizo y morcilla #miguisodecuchara

 
Los guisos de cuchara en invierno deben ser imprescindibles en las casas y mucho más las legumbres, es una pena pero se está perdiendo la costumbre de comerlas, si se le pregunta a los niños la cara ponen es para llorar, y todo eso se debe más a la comodidad y a las modas, ya que es más fácil pedir la comida por teléfono o comprarla precocinada que "perder" el tiempo en poner un guiso  y hacerlo a fuego lento, y si hay prisa están las ollas rápidas,  que a mi me gustan poco pero roconozco que están muy bien para abreviar tiempos, además del consiguiente ahora de dinero que con los tiempo que corren hay que pensarlo bien.
Y por este motivo y porque me apetece, esta es mi aportación al reto #miguisodecuchara organizado por el grupo Blog de Cocina en Andalucía en  Facebook con la sola intención de recuperar los guisos de cuchara.




una nueva entrada
Ingrediente:
300 grs de lentejas
2 chorizos
1/2 morcilla
1 cabeza de ajos
1 pimiento verde
1 tomate
1 cebolla
2 ramas de apio verde
1 patata
1 zanahoria
1 hoja de laurel
6 granos de pimienta negra
1 cucharadita de comino
1 rodaja de jengibre de 2 cms aprox.
1 cucharadita de cúrcuma
2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra malagueño 
sal y pimienta


Modo de hacerlo:
Aunque hay lentejas que no hace falta ponerlas en remojo, a mi me gusta dejarlas un par de horas en agua, así también se acortan los tiempos de cocción.
En una ollita echo el aceite y preparo el sofrito con la cebolla, el pimiento, el tomate y el apio cortado pequeño, y las especias, añado las lentejas y la cabeza de ajos asada, si no podeis asarla se puede poner  en crudo.
Añado agua fria hasta que estén bien cubiertas y las dejo a fuego medio 50 minutos, revisando que no falte agua, ahora añado las patatas troceadas, las zanahorias en rodajas, el chorizo, la morcilla y pruebo para ver como está de sal,  vuelvo a tapar la olla, y lo dejo a fuego bajo 20 minutos hasta que la patata y la zanahoria estén tierna.
La dejo reposar antes de servirla, y al plato.
El tiempo de cocción de las lentejas varia mucho dependiendo de la calidad y la variedad así que es mejor mirar el tiempo que dice el paquete y  vigilarlas para no llevarnos sorpresas desagradables.