viernes, 2 de marzo de 2012

Pan con cerveza malagueña y exquisita

 Y digo que es un pan muy malagueño, porque la esencia de sus productos son de mi tierra, la  cerveza Victoria y como dice su slogan," malagueña y exquisita", las harinas más malagueñas  imposible, de Coín,   todo un lujo que tenemos los malagueños y que nos encanta compartir con todo el mundo.
El pan de cerveza de Xavier Barriga,  es un pan denso y  muy oloroso,  de corteza gruesa y crujiente, en casa nos gusta comerlo con  un chorreón de aceite de oliva virgen extra por supuesto malagueño de la comarca de Antequera, y unas escamas de sal, es todo un placer, pero hoy he preferido hacer una tapa de boquerones y acompañarlo con una cerveza Victoria, otra cosa que no puede ser más malagueña.
 A los malagueños nos llaman boquerones, y en carnaval aquí no se llora y se  entierra la sardina, los malagueños lloramos y enterramos al boquerón, ese boquerón victoriano, plateado de ojos brillantes que solo se crían en nuestra bahía, de El Rincón de la Victoria.

Ingredientes:
Para la masa base
500 grs. de harina panificable El Amasadero
10 grs. de sal
350 grs. de cerveza Victoria
125 grs. de copos de avena
150 grs. de masa madre natural ( Masa madre de d¨Eric Kayser)
5 grs. de levadura seca de panadería
Para el baño de cerveza
150 grs. de harina de centeno integral El Amasadero
150 grs.. de cerveza Victoria
2 grs. de levadura seca de panadería
  En la receta, el autor utiliza cerveza negra, divide  la masa  y  hace dos panes redondos, yo he usado  cerveza rubia   y he hecho  un pan bien grande, el resto  casi igual.
Modo de hacerlo:
Para el amasado y levado no he seguido las instrucciones de la receta, he seguido los pasos que siempre hago en mis panes.
En el bol de la amasadora pongo todos los ingredientes de la masa base y con el gancho y a velocidad lenta y lo dejo amasar 10 minutos, hasta que la masa se despega bien de las paredes del bol, tapo la masa con un paño húmedo y la dejo levar hasta que doble el volumen, esta es una masa que tarde en levar necesita casi el doble de tiempo.
    
Una vez levada la masa, la saco del bol y la desgasifico,  le doy forma alargada porque yo quiero hacer una barra, y la pongo en la bandeja del horno, preparada para ponerle el baño de cerveza
Preparo el baño de cerveza,  mezclando todos los ingredientes  hasta conseguir una pasta pegajosa.
 Y se la pongo al pan que tengo en la bandeja, lo extiendo con los dedos, se puede usar una cuchara pero yo prefiero hacerlo así,  y lo dejo levar.
 Cuando el pan ha doblado el volumen, le  espolvoreo harina con un colador.
 
Lo meto en el horno precalentado a 250º con dos cuenco de agua caliente para provocar vapor, meto la bandeja  en la primera ranura,  bajo la temperatura a 185º y lo dejo 55 minutos, o hasta que veo que está dorado y al golpearlo en la base  suena a hueco, lo saco del horno y  lo dejo enfriar sobre una rejilla.
Cuando está frío lo corto en rebanadas, o me lo como a pellizcos mojándolo en aceite que es como más me gusta.
 Y listo para disfrutar de un maravilloso pan que dificilmente podemos encontrar en las panaderías,  y si tenemos la gran suerte de  encontrarlo  ¿ a qué precio?....