lunes, 1 de septiembre de 2014

Tarta helada al whisky

 Desde hace años "el jefe" me estaba pidiendo que le hiciera una tarta helada al whisky, a él le encanta pero las de los restaurantes o heladerías no le terminan de gustar, siempre hay un pero, así que me puse a buscar en la red y di con la de mi amiga  Lidia del blog Atrapada en mi cocina, aunque yo he hecho algunos cambios, nada importante solo para adaptarlas a los gustos de casa, la tarta es buenísima y merece la pena dedicarle un poco de tiempo y sorprender a la familia.

Ingredientes:
para el bizcocho
2 huevos
60 grs. de azúcar
60 grs. de harina+pizca de sal
para el almíbar
60 grs. de whisky
60 grs. de agua
100 grs. de azúcar
para la tarta
400 grs. de nata  35% materia grasa
4 huevos
70 grs. de whisky
60 grs. de leche
170 grs. de azúcar
4 hojas de gelatina 
para la yema
120 grs. de agua
30 grs. de whisky
150 grs. de azúcar
5 yemas
1 huevo
*3 hojas de gelatina 
-----------
para decorar
150 grs. de nata 35% materia grasa
100 grs.  crocanti de almendra
 ------------
1 molde cuadrado con base desmoldable de 20x20

Modo de hacerlo: 
* Para la yema hay dos opciones, una como la de la foto de la portada que está hecha con gelatina y  queda muy  compacta,  y otra que a mi me gusta más pero las opiniones están divididas, es cambiar la gelatina por 50 grs. de maizena, queda más cremosa y al comerla se mezcla mejor con la tarta, os dejo una foto para que veais lo que os digo, ya la eleccion está en vosotros.
Primero preparo el bizcocho, el paso a paso lo podéis ver aquí , como este es pequeñito en 12 minutos a 180º está listo.
Como ha salido algo más alto de lo que yo quería lo he cortado, y he dejado una plancha de 2 cms. aprox.
Mientras el bizcocho enfría, preparo el almíbar, en un cacillo pongo el agua, el whisky y el azúcar y lo dejo hervir 1 minuto, suficiente para que el alcohol se evapore, lo dejo enfriar y pinto el bizcocho, tiene que quedar bien emborrachado de almíbar.
Ahora preparo la tarta, empiezo separando las yemas de las claras.
En un bol monto las cuatro  claras con el azúcar hasta que esté bien firme, y en otro bol monto la nata, los meto en la nevera porque hace calor y evitamos problemas.
 En un cazo he puesto la leche  a calentar, antes de que empiece a hervir lo retiro del calor y le añado las cuatro  yemas, y las hojas de gelatina hidratadas  y cuando está bien integrada en la leche lo paso por un colador, lo vuelvo a poner en el fuego para que hierva y espese un poco y le añado el whisky.
   
Cuando la crema está fría, le añado una buena cuchara de la nata montada que tengo reservada en la nevera, y con las varillas lo mezclo, este proceso no se debe cambiar, de lo contrario si añadimos la crema  sobre   la nata bajaremos el volumen y el resultado no será igual.
Ahora sí se va añadiendo la crema poco a poco a la nata y con cuidado para que no se baje, hasta que todo quede bien mezclado. 
Y por último se lo añado al merengue, en varias veces y  con una lengua de silicona y con  movimientos envolventes hasta que todo se integre, y procurando que pierda el mínimo de aire, y lo vuelco sobre el bizcocho que está bien emborrachado en almíbar,  lo meto en el congelador mínimo 4 horas que se enfríe bien, pero lo ideal es dejarlo 24 horas.
Al siguiente día preparo la yema,
En un cuenco pongo las yemas y el huevo y lo bato todo.
En un cacillo pongo el agua y el azúcar y cuando está caliente añado la gelatina hidratada  o la maizena y las yemas batidas , lo bato y lo paso por un colador, tiene que quedar una crema suave y sin grumos
 
 Estos restos que quedan en el colador nos estropearían la textura de la crema, y de nuevo  a fuego medio hasta que espese, importante no dejar de batir para que no se agarre al fondo del cacillo, para que se enfríe rápidamente he puesto el cuenco dentro de un bol con agua e hielo.
Saco la tarta del congelador y extiendo la yema, muevo bien el molde para que se reparta por todos lados y de nuevo al congelador, en unas  horas la yema está congelada,  la he adornado con  nata.
 Y por último el crocanti de almendra,  terminada y pasada la prueba de que es una tarta helada, jajaja 
  


20 comentarios:

  1. Vaya arte que tienes, si parece de heladería!!! Te ha quedado genial.
    Un saludo de las chicas de Cocinando con las chachas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, siempre me mirais con muy buenos ojos.

      Besitossss

      Eliminar
  2. Reme, la he visto en Instagram y me ha encantado, aunque no sabía que se trataba de una versión de la mía. La verdad es que a nosotros nos encantó,....y me has recordado que este verano aún no la he hecho. Tendré que aprovechar que aún quedan días de calor....pues un pedacito de esta tarta es un placer. Espero que al "jefe" le haya gustado. Besos para los dos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lidia la he tenido que repetir, mira si le ha gustado, jejeje esta se convierte en un clásico ya.

      Besitos guapa

      Eliminar
  3. ufff, que recuerdos me trae esta receta!!, la hice hace unos años, cuando mi primo se fue a vivir a holanda..... aún no tenía el blog ^^ me has sacado una sonrisa por tonto que parezca :) probaré a hacer la tuya ^^

    ResponderEliminar
  4. Sencillamente espectacular!!!!! Tendré que seguir vuestros pasos....tienes un arte especial con las tartas!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Toñi, tu siempre lo miras con buenos ojos.

      Besitossss

      Eliminar
  5. Esta me la guardo para el próximo verano!! todavía no me he decidido a hacer tartas heladas, pero esta tiene una pinta estupenda!! Bs.
    Juia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Julia si haces helados, la tarta no tiene ninguna ciencia.

      Besitosss

      Eliminar
  6. Ya me la he guardado en marcadores. Bocado de cielo.

    ResponderEliminar
  7. Respuestas
    1. Gracias Pilar, la verdad que merece la pena el tiempo dedicado.

      Besitosss

      Eliminar
  8. Respuestas
    1. Gracias jose manuel, me alegro que te guste y me alegro verte.

      Besitosss

      Eliminar
  9. Nunca me ha gustado demasiado la tarta al whisky, demasiado emborrachada y demasiado dulce...pero estoy segura que es porque no la he probado casera. Me ha pasado eso con tantas cosas...y la clave está en que lo casero y con productos de calidad era raro que no esté bueno, mientras que lo comercial hay que tener mucho ojo para encontrar algo que merezca la pena.

    Yo voto por probar esta tarta, darle una oportunidad de la tarta al whisky casera, así que queda en mis tartas pendientes. La tuya ha salido perfecta y preciosa, como todas las que haces, y no sabes la ilusión tremenda que me hace que le estés sacando partido al molde cuadrado.

    Un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Laurita mi niña, te aseguro que no tiene nada que ver con las comerciales, el sabor a whisky es lo justo para que al que no le gusta no sea capaz de rechazar un trozo.

      El molde fantástico, lo he usado muchas veces, y es que mis amigas pipirrana sabeis elegir bien las regalos.

      Besitossss

      Eliminar
  10. ¡¡ Una obra maestra......!! Una vez más, he de profesarte mi admiración por tu arte.....

    ResponderEliminar