domingo, 4 de noviembre de 2007

Mantecados

Ando a la busca del mejor mantecado, cada año hago una versión distinta, lo malo es acordarme del anterior, estos han salido muy bueno, muy tierno pero no se rompen.
MANTECADOS

Ingredientes:

950 grs de harina de repostería + 50 grs para el amasado
450 grs manteca de cerdo ibérica
320 grs azúcar glas
150 grs almendras marcoma repelada
1/2 palito de canela molida
una pizca de nuez moscada

Para glasear:

1 huevo
ajonjolí o sésamo que es lo mismo

Modo de hacerlo:

Y aquí es donde empieza el éxito o fracaso de un mantecado, en secar la harina, que no tostarla .

Pongo la harina en la bandeja del horno y con 100º de temperatura la dejo durante 70 minutos, removiéndola cada 15 minutos, para que la harina se seque y no tome color, para saber si está seca, cojo harina con una cuchara y al retirarla debe salir limpia sin nada de harina pegada, la dejo enfriar dentro del horno hasta el día siguiente.

Tuesto las almendras en una sartén, con cuidado que cuando toman color se queman muy rápido, y las dejo enfriar antes de triturarlas, he puesto 1/2 palito de canela para que con el calor despendra más olor, antes de triturarla con las almendras, y rallo un poco de nuez moscada en la harina.

Antes de preparar la masa, separo los 50 grs. de harina para el amasado.

En el bol pongo la manteca de cerdo y el azúcar glas y con la pala mezcladora lo dejo hasta que se haga una crema suave.


Añado el resto de los ingredientes y sigo mezclando hasta conseguir una masa suave que se despega de las paredes del bol.

Pongo harina de la que había reservado sobre la mesa y extiendo la masa con un rodillo la he dejado de 2 cms de grosor, y con un cortapasta voy cortando.


Los pongo sobre la bandeja del horno, no muy juntos para que el aire circule bien.
Los pinto con el huevo y le espolvoreo ajonjolí.

Precaliento el horno solo la parte de arriba a máxima temperatura, meto la bandeja justo en el centro y lo dejos durante 5 minutos.

Como bien explica pastelero, hay que dejarlos el tiempo justo para que la parte de arriba tome un bonito color tostado, porque la harina ya está seca y si se deja más tiempo lo que conseguiremos es un mantecado duro, ya que el calor debe llegarle solo por la parte superior.