lunes, 12 de octubre de 2009

Pasta fresca de colores

Esto es lo malo cuando se coje el gustillo a hacer pasta fresca, que la seca que se tiene en la despensa duerme el sueño eterno, y es que es tan fácil, y con la práctica también rápida de hacer, que es dificil resistirse a un buen plato de pasta fresca y casera, vamos todo un lujo al alcance de cualquiera.

Ingredientes:
Roja
2 huevos
220 grs. harina de trigo duro
1 remolacha
Verde
2 huevos
220 grs. de harina de trigo duro
3 hojas de acelgas
----------------
harina para estirar la masa, no hace falta que sea de trigo duro.
Modo de hacerlo:
Primero licúo la remolacha y la reservo, limpio la licuadora para que no tiña y licúo las acelgas.

Yo hoy la he hecho en la Thermomix, pero se puede hacer perfectamente a mano, o con cualquier batidora, el proceso es el mismo, poner todos los ingredientes juntos.

El orden de los productos , no altera para nada el resultado.

Amasar hasta que se haga una bola, que esté suave y no se peque a las mano, en menos de 2 minutos está hecha, y este es el resultado.
Yo la he dejado reposar 30 minutos en la nevera tapadas con un paño de cocina, pero si tengo prisa la trabajo enseguida.

Ahora empiezo el proceso de amasado.
Divido la masa en dos, para así poder trabajarla mejor, el resto lo dejo tapado con un paño de cocina para que no se seque.
Espolvoreo harina sobre la masa y la paso por la máquina para estirarla, empiezo en el nº 7, es la abertura más ancha de mi máquina.
Una vez estirada la doblo y la vuelvo a pasar por el mismo número un par de veces más.
Siempre que se estira se le espolvorea harina para que no se pegue, cambio al número 4, y la vuelvo a estirar una sola vez, y así hasta llegar al nº 1 que es la ranura más fina y así consigo una pasta muy fina, la paso por el cortador de tallarines.

Yo pongo los tallarines estirados sobre una cuchara mientras termino de hacer el resto, pero se puede dejar sobre una bandeja con harina para que no se peguen.

En una cacerola con abundante agua salada hirviendo, echo los tallarines y lo dejo hasta que suba a la superficie, algo menos de 2 minutos, como no la voy a usar enseguida, la escurro y la pongo en agua fría para cortar la cocción, una vez fría la escurro y le pongo unas gotas de aceite, así me durará varios días en la nevera.

Y este es el resultado final de la pasta de remolacha y de acelga.
No se aprecia el sabor de las verduras, pero lleva las vitaminas y el color que de eso se trata.