lunes, 18 de diciembre de 2017

Bollitos de cacao


Esta receta llevaba meses en la parrilla de salida, pero por un motivo u otro la iba dejando, hasta que un día  me recordaron lo bueno que estaban los bollicaos que comían en la merienda, y recordé que  tenía la receta y además de Maria Lunarillos, que el éxito está asegurado.
Yo cuando veo una receta que me gusta suelo hacerla al pie de la letra y si nos gusta la segunda ya le doy mi toque personal al gusto de mi familia, pero a esta no hace falta modificar nada,"tan solo cambiaré un ingrediente" mis hijos me han dicho que son igualitos a los que comían de pequeños, aunque mi marido dice que están bastante más bueno.
Muchos os preguntaréis que es el tang zhong, no os asustéis tan solo es una mezcla de harina y leche o agua, que al calentarlo se hace una masa que se añade  para hacer la masa mas ligera, tierna y húmeda, yo como estoy acostumbrada a hacer las masas con mi "masa madre"  he notado diferencia y me gusta más el resultado final que da mi masa madre a las masas, pero para los que no estéis muy duchos en el tema del pan y de las masas madre, esta es una muy buena opción.

Ingredientes:
Para el Tang Zhong:
25 grs. de harina
125 ml. de leche fresca
Para la masa
475 grs. harina de fuerza
15. grs. de levadura fresca de panadería
40 grs. de azúcar
50 g. de leche en polvo desnatada
125 ml. de leche fresca
2 huevos L
10 grs. de sal
60 grs. mantequilla
500 grs. de crema de cacao


Modo de hacerlo:
Para hacer el  tang zhong:
Mezclamos los ingredientes y lo ponemos al fuego  hasta que espese, hago una bola y  lo paso a un cuenco lo tapo con papel film y lo dejo enfriar.
En un bol, bato los huevos con la leche y añado el tang zhong, y lo mezclo todo.
En el bol de la amasadora, pongo la harina, el azúcar, la levadura y la leche en polvo, lo mezclo y añado el batido de huevos, amaso hasta formar una bola, quedará una masa muy seca, pero no os preocupéis falta la sal y la mantequilla, cubro la masa con un paño y la dejo reposar 20 minutos.
Pasado el tiempo de reposo, pongo  el gancho de amasar a velocidad lenta, y añado la sal.
Seguidamente añado la mantequilla que está a temperatura ambiente y en pequeños trozos para que la masa la vaya asimilando bien, veréis que la masa se va reblandeciendo, haciendo más brillante y mucho más tierna, la dejo amasar unos minutos hasta que la masa se despega bien de las paredes del bol, tapo el bol con papel film  y lo meto en la nevera, mínimo 8 horas, yo la he tenido toda la noche y por la mañana la he sacado y la he dejado atemperar en la cocina durante 1 hora aprox.
He cortador porciones de 60 grs. aunque el tamaño depende del que queráis, estos son para mis peques y son de tamaño mediano, estiro las porciones de masa y en el centro le pongo un cordón de cacao, es muy fácil hacerlo con una manga.
Ahora toca cerrarlo, como veis yo meto hacia dentro las dos puntas de la masa y luego lo cierro uniendo bien los extremos y luego lo dejo rodar por la mesa para estirarlos un poco, pero hay muchas formas de formado de los bollitos, para mi esta es la que mejores resultados me da.
En la bandeja del horno  pongo una hoja de  papel de cocina, y voy  colocando los bollitos haciendo una separación entre ellos para que en el levado mantengan la forma, por supuesto hay que dejar media bandeja libre para que  cuando hayan doblado el volumen,  tan solo hay que estirar el papel y dejar bien colocados los bollitos para meter en el horno, sin necesidad de tener que manipularlos, y estropear el levado.
El horno precalentado a 180º, meto la bandeja en la segunda ranura con calor arriba y abajo y lo dejo durante 13 minutos, pero el tiempo dependerá del tamaño de los bollitos y de cada horno.
Nota:
Como toda la bollería casera, al no llevar conservantes y cosas raras, endurece más rápidamente que los industriales, pero la solución es bien sencilla, los que no os comáis en el día, lo guardáis en el congelador y así lo váis sacando cuando os apetezca, y con un golpe de microondas estarán perfectos, y así evitáis teneros que dar un atracón de bollitos y estropear la dieta. 
nueva entrada