lunes, 28 de enero de 2019

Jengibre encurtido


 El jengibre encurtido se usa en la cocina asiática para limpiar el paladar entre plato y plato, solemos verlo en los restaurante de color rosado, eso se debe a que la raíz de jengibre es muy joven, y si no sale de forma natural suelen ponerle unas gotas de colorante, pero yo he preferido dejarlo con su color natural, ya que la raíz que he usado debe ser algo mayor.
Yo lo he usado en ensaladas y me encanta el sabor picante  y avinagrado que da.

Ingredientes:
100 gr.  de jengibre
1 cucharadirta de sal
--------
para encurtir
100 gr. de agua
6 gr. de sal
60 gr. de azúcar
80 gr. de vinagre de arroz








Modo de hacerlo: 
Lo primero que preparo es el líquido de encurtir.
En un cacillo  pongo la sal, el azúcar, el agua y el vinagre y lo pongo a fuego lento hasta que se derrita la sal y el azúcar, pero sin que llegue a hervir.

Para pelar fácil el jengibre, lo ideal es ponerlo en remojo unos 15 minutos, y con el canto de una cucharadita, ir poco a poco desprendiendo la piel.
  
 En un cacillo pongo agua que cubre el jengibre y un poco de sal y lo dejo en remojo durante 30 minutos.
Con la mandolina corto el jengibre lo más fino posible.
Pongo las láminas de jengibre en agua y la pongo al fuego cuando empieza a hervir, lo retiro y lo escurro.
 Vuelvo a repetir el mismo paso
Y cuando vuelve a hervir, rápidamente lo escurro y lo pongo en un plato.
Y lo cubro con papel de cocina para secarlo, el papel hay que renovarlo hasta que el jengibre quede lo más seco posible.
Meto las láminas de jengibre en un tarro de cristal que esté esterilizado y lo cubro con el líquido de encurtir, lo llevo a la nevera.
 
Y ahí nos durará bastante tiempo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario