miércoles, 17 de abril de 2019

Arroz con leche sin lactosa

Se dice que el arroz con leche proviene de Asia, que los primeros arroces se hacían con miel ya que el azúcar no existía, más tarde se cambió la miel por azúcar moreno y a principios del siglo XIX se empezó a utilizar  azúcar blanca.
Como todas las recetas se ha ido adaptando a los tiempos y sigue evolucionando y adaptándose a los nuevos gustos y tendencias.
Ahora nos encontramos arroz con "leche de almendra",  mal llamada leche,  ya que al no proceder de un animal no puede ser leche, pero bueno todos nos entendemos, también la encontramos con bebida de  avena, de soja, de coco, sin lactosa, podemos cambiar el arroz por quinoa ...... tan solo hay que dejar correr un poco la imaginación y adaptarla a los gustos y necesidades.
 No se sabe cuándo el arroz con leche se convirtió en un postre de Semana Santa, lo más seguro es que fuera para suplir la falta de otros alimentos que estaban prohibidos, dado a su alto poder energético, pero eso queda en ¿--?

 Ingredientes:
 1 litro de leche sin lactosa
120 gr. de azúcar
120 gr. de arroz bomba
1 palito de canela
piel de limón
canela molida
1/2 cucharadita de sal


Modo de hacerlo:
A mí me gusta primero darle al arroz unos minutos de hervor en agua con media cucharadita de sal , ¿por qué os preguntareis? sencillo, porque al hervirlo en agua la temperatura que alcanza el agua es muy superior al de la leche, y así el calor llega al corazón del arroz y lo rompe o mejor dicho lo ablanda.
Explicado esto empezamos a elaborar el arroz con leche.
En una cacerola pongo el arroz y lo cubro con agua, debe sobrepasar un dedo y lo pongo al fuego que hierva con alegría, cuando el agua se ha consumido, incorporo la leche sin lactosa en esta ocasión, y programo 30 minutos a fuego medio bajo, que el arroz de vaya cociendo pero que la leche no se desborde de la cacerola, y de vez en cuando con la cuchara lo remuevo un poco, así me aseguro que el arroz no se pegue al fondo.
Pasado los 30 minutos el arroz está ya tierno, añado el azúcar y lo dejo 5 minutos más, aquí no conviene despistarnos mucho.
Una vez pasado el tiempo lo único que hay que hacer es echarlo en cuencos, tarros, platos, rociarle con el colador canela molida, y emplatarlo donde más os guste,  pero yo os recomiendo si no lo vais a comer en el día, que lo pongáis en tarros de cristal con su tapadera  y lo dejéis en la nevera
Y ya solo queda dejarlo enfriar, aunque a mí particularmente me gusta comerlo tibio, pero ya sabemos que para gusto los colores, así que cada cual se lo como como más le guste,  pero lo importante es que lo disfrute.
Si quieres saber más sobre el arroz con leche y porqué es un postre que se hace en Semana Santa,  en mi programa Masticando Málaga del día 6.4.2019  lo podrás ver. 
  
Nota:
Yo he notado que cuando hago arroz con leche sin lactosa, echando las mismas cantidades, espesa más y sale un poco más dulce, a mí me gusta el arroz cremoso y no tan dulce y estas son las cantidades idóneas para la leche sin lactosa, pero  si os gusta el arroz más seco ponerle 10 gr. más de arroz, y si al contrario os gusta más caldoso quitarle 10 gr. y el azúcar tan solo tenéis que probarlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario