lunes, 23 de septiembre de 2019

Croquetas de pollo asado


Croqueta, palabra que viene del  francés croquer, que es la onomatopeya de crujir.
Igual que nos preguntamos ¿que fue antes el huevo o la gallina? nos podemos preguntar que fue antes ¿ la croqueta o la bechamel? aquí  la respuesta la tenemos, ya que la bechamel se inventó bastante antes que la croqueta.
La palabra bechamel se la debemos a Louis de Béchamiel, un rico financiero que llegó a ser maître de la casa Real de Luis XIV que, aunque no fue el inventor, si recibió su apellido.
 El diccionario define  la  bechamel como  una salsa blanca que se hace con harina, crema de leche y manteca, y una de las aplicaciones más conocida para esta deliciosa crema, son las croquetas.
El origen de la croqueta parece datarse en el II imperio, el de Napoleón III y de Eugenia Palafox más conocida como Eugenia de Montijo, condesa de Teba (Málaga).

 Esta es una buena forma de reciclar el pollo asado que nos ha quedado del día anterior, o como yo tengo que hacer, preparar más cantidad porque siempre me piden que les haga croquetas de pollo asado, ya que son una de las favoritas de mi familia.

 Ingredientes:
1/2 pollo asado
3 cucharas de la salsa del pollo asado
3/4 litro de leche
1/2 puerro
3 cucharas de aceite de oliva virgen extra variedad verdial
125 gr.  de harina
sal

para rebozar
huevo
pan rallado



Modo de hacerlo:
Lo primero que hago es desmenuzar el pollo y con los huesos preparar el caldo.
Pongo los huesos en la cacerola, junto con dos cucharas grandes de la salsa del pollo y 3/4 litro de leche, y lo pongo a fuego medio.
En una sartén grande pongo el aceite y sofrío el puerro, con cuidado que no tome color, añado la harina y le doy unas vueltas y la dejo un par de minutos removiendo para quitarles el sabor a crudo, seguidamente añado el pollo
Lo mezclo todo, y añado el caldo que previamente había hecho con los huesos del pollo, por supuesto colado para que no caigan huesos ni restos, y a fuego medio removiendo con una cuchara hasta conseguir una bechamel cremosa que casi  se despegue de las paredes de la sartén.
Pongo la masa en una fuente para que se enfríe y la tapo con papel film para evitar que se reseque.
Cuando está fría voy cogiendo la masa con una cuchara.
 La paso por huevo batido y por pan rallado, y a la sartén con el aceite que esté caliente, y a dorarlas por todos lados.
Y ya solo queda disfrutar de unas deliciosas croquetas con un exquisito sabor a pollo asado.

nueva video receta

6 comentarios:

  1. Que pintaza de croquetas y que ricas tienen que estar la tengo que probar por que me han encantado. Mil besicos

    ResponderEliminar
  2. Pues mira por donde tengo restos de pollo de ayer...Se ven riquisimas Reme. besinos wapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Genial, porque es una forma delicicosa de reciclar restos de pollo

      Besitosss

      Eliminar
  3. No fallan, las croquetas son siempre una baza importantísima para reutilizar alguna que otra sobra. Las de pollo son mis favoritas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, es una de las esttrellas de la cocina del reciclaje.

      Besitosss

      Eliminar