lunes, 30 de diciembre de 2019

Pan de cerveza Magna

 Hará cuestión de un mes fui invitada por CervezaSan Miguel y la Agencia Cuatrocento a una cata en  de cervezas, nos dijeron, es una cata inquieta y no os podemos desvelar nada para no perder el factor sorpresa, y vaya si fue una sorpresa.
La cata tuvo lugar en una sala acondicionada en las instalaciones de San Miguel,  una sala de paredes blancas, con una gran mesa blanca y espacio para ocho invitados
Esa gran pared y la mesa se convierten en un escenario audiovisual,  y de la mano del sommelier y maestro cervecero Julio Cerezo nos introduce en un viaje sensorial a través de las imágenes y nos lleva al año 1890 a Manila donde empezó todo.
Un recorrido por cuatro cervezas, cuatro historias de San Miguel con su maridaje y entre ellas no podía faltar la cerveza Magna.
Y como la responsable que yo haya asistido a esta exclusiva cata es Mara, de la agencia Cuatrocento, y como decía mi madre "hija es de bien nacida ser agradecida", pues a ella le dedico este pan, un pan inspirado en la calidez que da su presencia, en el trato exquisito, en la simpatía y cariño que Mara desprende.

Ingredientes:
250 gr. harina trigo duro molida a la piedra de la Harinera el Molino de Coín
250 gr. harina panadera molida a la piedra de la Harinera el Molino de Coín
180 gr. masa madre 60% hidratación
380 ml. de cerveza Magna de San Miguel
10 gr. de sal
2 gr. levadura fresca de panadero





Modo de hacerlo:
En el bol de la batidora-amasadora  pongo los dos tipos de harina y añado la cerveza, lo  mezclo bien y lo dejo reposar 30 minutos tapado con film.
Pasado el tiempo, le añado la sal, la levadura y la masa madre y lo amaso durante 5 minutos con el gancho para masas  a velocidad 1.
Pero también se puede hacer a mano, es una masa hidratada fácil de trabajar, pero que se puede pegar un poco a las manos, cosa que se soluciona frotando las manos con un poco de aceite.
Una vez amasada queda una masa fina y elástica, la pongo en el bol, la tapo con film y la dejo en la nevera 24 horas, para que leve lentamente y las harinas hagan su trabajo.
Saco la masa del bol y la pongo sobre la piedra con un poco de harina para que no se pegue, pero ojo una ligera lluvia de harina, no pasaros.
La divido en dos porciones, y las boleo, y con un colador le espolvoreo un poco de harina.
Yo las he puesto en unas cacerolas de cristal forradas con papel de horno, ahí las he dejado levar, como lleva muy poca levadura tardará más tiempo pero en una hora aprox está listo, pero también de pende de la temperatura ambiente.
Una vez levado, los greño y los meto en el horno precalentado a 200º calor arriba y abajo en la primera  ranura, y lo dejo 55 minutos, o hasta que vea que han cogido un bonito color dorado.
Los coloco sobre una rejilla para que enfríe, si vemos que al golpearlo en el culo no suena a hueco, es que le falta  unos minutos de cocción, lo volvemos a meter en el horno, pero ya fuera de la olla.
Y a disfrutar de un delicioso pan de cerveza casero y artesano.


No hay comentarios:

Publicar un comentario