Pastel inteligente

 

 Pastel mágico, tarta inteligente y algún que otro nombre también se le da a esta receta.

Para mí es un pastel cremoso,  muy bueno de sabor, y  con tres texturas diferentes dentro de la misma cocción de la receta.

Nos encontramos que la base es una fina capa como de pasta quebrada, tal vez hubiera salido algo más gruesa y se vería mejor  si lo hubiera dejado unos minutos más en el horno, el centro es cremoso como si de  flan o tarta de queso se tratara y termina con una suave capa de bizcocho esponjoso con  corteza crujiente.

Un pastel que no tiene complicaciones para elaborarlo y que está realmente bueno como para repetir.

Es una receta que lleva ya algún tiempo circulando por internet y que he visto tantas que no se de quién es  la autoría, cosa que me gustaría aclarar para darle las gracias.

Ingredientes:

8 huevos

1 litro de leche

250 g de mantequilla

225 g harina

1 vaina de vainilla

1 cucharadita de esencia de piel de limón

280 g de azúcar

Modo de hacerlo: 

Empiezo separando las claras de las yemas.

Las claras las monto a punto de nieve y la reservo.

En otro bol, pongo el azúcar, las yemas, y la esencia de vainilla, lo bato hasta que se integre bien, y añado la mantequilla derretida, bato hasta conseguir una crema blanquecina.

Es el momento de añadir la leche tibia, la harina y la esencia de piel de limón, lo  bato hasta que se integre bien la harina

Ya es el momento de integrar las claras a punto de nieve, añado la mitad  y con una lengua lo mezclo, cuando esté bien mezclado procurando no bajar mucho el batido, añado el resto de las claras y siempre con movimientos envolventes hasta mezclarlo todo.

Forro con papel de horno el molde, yo suelo humedecer  el papel,  así es mucho más dócil y se adapta mejor al molde

Vuelco el batido en la bandeja y lo meto en el horno precalentado a 180º durante 10 minutos y bajo la temperatura a 160º  50 minutos, pero para asegurarme  que está hecho, lo pincho con un palillo y si sale seco es que está listo.

Ya por último le espolvoreo azúcar glas.

Ya solo queda disfrutar.



Comentarios

  1. es un gran clásico, y seguro que está de muerte!! yo no lo he hecho aún, pero seguro que caerá

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno y curioso las tres texturas, seguro que te gustará.
      Besitosss

      Eliminar
  2. Ja, ja... cada vez que leo eso de "pastel inteligente" me da la risa. No creo que, aparte del autor y los que le rodean, conozcan la historia de este pastel, pero me da en la nariz que se le separaron los ingredientes durante la cocción y en vez de ser un error lo llamó "inteligencia del pastel".
    Algo así como lo que hizo Bill Gates, que dijo sobre su sistema operativo "No es un bug, es una característica" (en informática, un bug es un error).
    Pues bien, viendo los ingredientes se trata de un pastel normal, salvo que la cantidad de leche y huevos es excesiva. De ahí que se separen los componentes durante el horneado. Si se reducen los huevos a tres y la leche a 75 ml tendremos un pastel igual de rico pero con todo integrado.
    Y para terminar, he de decir que no solo los pasteles son inteligentes; también las setas. No salen por donde pasan los vehículos, ni donde se ara, ni tampoco en invierno cuando hace frío. ¡Fíjate si son listas son las setas!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Javier el mundo está lleno de grandes inventos que salieron de grantes errores.
      Ojo, con esto no te quiero decir que el pastel inteligente sea un gran invento, pero que está bueno y sus texturas son agradables eso si te lo puedo decir.
      Pero me encanta si el "pastel inteligente" te hace reir, otro logro más de un supuesto error.
      Y no solo las setas; estamos rodeados de seres inteligentes, si nos pusieramos a enumerarlos seguro que nos falta vida.
      Saludos, y que tengas un buen día.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Gallineta a la plancha

Tarta Inglesa

Ochíos de Jaén

borrachuelos de mi madre y cabello de ángel

Cóctel de gambas