jueves, 18 de diciembre de 2008

borrachuelos de mi madre y cabello de ángel


2 años ya

El tiempo pasa, y pasa, y ........, o como decía mi madre, pasamos nosotros, la cuestión es que ya hace dos años que gracias al apoyo de mi familia empecé la aventura de hacer un blog, la gran paciencia de mi hijo para enseñarme a defenderme en este difícil mundo de la informática, a mi hija que prueba y le gusta todo lo que hago y presume de las cosas que hace su mami, a mi nuera, que va haciendo propaganda del blog a todas sus amistades, y que dice que es un lujo poder consultar con la autora del blog al otro lado del teléfono, y por supuesto a mi marido que no protesta por el tiempo que le robo para dedicarlo al blog.

Dar las gracias a tantas y tantas personas que entráis y dejáis vuestros comentarios y por supuesto a l@s silencios@s también.

Igual que el año pasado vuelvo a repetir la receta con la que inicié el blog, los borrachuelos de mi madre, el año pasado la novedad fue el rodillo estriado que compré , y este año me he atrevido con el cabello de ángel, y la verdad que merece la pena dedicarle un poco de tiempo en la elaboración, el cambio de sabor de los borrachuelos lo agradece.

Cabello de ángel
Ingredientes:

1 calabaza confitera
azúcar
1 palito de canela
piel de limón

Modo de hacerlo:
Como me cuesta quitarle la piel a la calabaza, la he metido en un bolsa de plástico y la he dejado caer al suelo varias veces, hasta que la calabaza se ha quebrado por varios sitios.En la olla a presión he metido los trozos de la calabaza cubierto de agua, y la he puesto a hervir desde que la válvula empieza a girar, 30 minutos, la dejo entibiar para poder pelarla sin quemarme.Con una cucharita voy quitando las pipas a la calabaza, le saco las hebras y las pongo en un cuenco cubierta de agua fría, la dejo en remojo toda la noche.

Saco las hebras del agua y las escurro con las manos haciendo presión para que suelte lo más posible el agua que tiene.
Peso la cantidad que ha salido y le añado la misma cantidad de azúcar, lo pongo en una cacerola con el palito de canela y la piel de limón y a fuego bajo para que el azúcar no se queme y no se oscurezca demasiado, hasta que el cabello de ángel esté tierno, yo lo he tenido 1 hora aprox.
Lo pongo en un taper para que enfríe y lo guardo en la nevera.

Borrachuelos


La receta es la misma , pero he reducido las cantidades a la mitad, ya que 3 kilos de harina es difícil de manejar para hacerlo una sola persona, y para hacerla más fácil he pesado los líquidos, así solo necesitamos un peso de cocina.

Ingredientes:
1 1/2 kg. de harina repostería
450 grs de aceite de oliva extra
1 cáscara de limón
1 cucharada de ajonjolí
1 cucharada de anís en grano
125 grs. de vino dulce de Málaga "Moscatel"
125 grs. de anís dulce
125 grs. de vino blanco seco
125 grs. de zumo de naranja
125 grs. de azúcar
1 sobres de levadura Royal
1 cucharadita de canela molida
cabello de ángel

Para freír
2 litros de aceite de oliva virgen
piel de naranja

Modo de hacerlo:
 Pongo en un cacillo al fuego los 450 grs. de aceite de oliva virgen extra con la cáscara de limón, cuando toma color, retiro la cáscara y le añado el ajonjolí y el anís en grano, y lo retiro del fuego, dejándolo enfriar.

En un bol grande o barreño hago una balsa con la harina, el azúcar y la levadura y le incorporo primero la mezcla de vinos y naranja, lo mezclo con una cuchara de madera, y voy echando el aceite con las semillas, poco a poco mezclándolo con la cuchara, cuando ya se hace imposible manejarla con la cuchara, empiezo a amasar con las manos, hasta que consigo que la masa se despegue de las manos y que el bol quede limpio , tiene que quedar una masa compacta pero que al presionarla con los dedos se note suave.

En este punto, la dejo reposar tapada con un paño, mínimo media hora.

Pasado el tiempo, voy cogiendo pequeñas porciones de masa y hago bolitas, que estiro con el rodillo, le pongo una cucharadita de cabello de ángel, doblo la masa por la mitad uniendo bien sus bordes para que al freírlos no se abran.

Pongo la mitad del aceite para freír en la sartén y echo una cascara de naranja, cuando toma color la retiro y voy echando los borrachuelos, el secreto de una buena fritura del borrachuelo está en la cantidad de aceite que debe ser abundante para que el borrachuelo quede cubierto, y en la temperatura que debe ser media, para que se fría bien por dentro, si el fuego está muy alto se fríen por fuera y se quedan crudos por dentro.
En este punto de la fritura como se ve en la foto el aceite se ha consumido bastante y se está poniendo oscuro, es el momento de quitarlo y echar el resto del aceite, así evito que los últimos borrachuelos se frían en un aceite requemado.
Los voy poniendo sobre un escurridor para que suelten el exceso de aceite.


Y cuando están fríos los emborrizo en azúcar.

Y para guardarlos y que duren muchas semanas, voy poniendo en una lata o taper de plástico, una capa de borrachuelos, encima papel de cocina, además de evitar que se rompan va absorbiendo el exceso de aceite de les pueda quedar.


Y como todos los años mis hermanas y yo nos reunimos para hacer los borrachuelos y los rosquillos, en cantidades industriales, que son muchas las bandejitas que tenemos que regalar, y como la familia sigue ampliándose ya tenemos nuevos fichajes para que la tradición no se pierda.

Con mis mejores deseos