martes, 8 de mayo de 2012

Os presento las primeras galletas de Marta

O  como enseñar a una niña de dos añitos a disfrutar en la cocina,  mejor dicho, como hacer de una tarde lluviosa, una tarde inolvidable con mi hija y mi nieta en la cocina.
 La receta, por supuesto  la de sus galleta favoritas, el arte haciendo galletas "lo tiene ella", eso es imposible enseñarlo a una niña de 2 añitos recién cumplidos.

Si queréis verla en acción, mirar el vídeo.








 Primero con sus manitas aplasta la masa, luego le ayudamos con  el rodillo, pero ella quiere coger "el rorrillo" ella solita,  como una profesional  estira la masa  y luego va  eligiendo los cortadores,  y es que en el cajón de ela hay muuuchosssss.
  Decide que decorarlas con sus deditos quedan mucho más bonitas, así que se pone a hacer "jotitos, jotitos, jotitos".
  Toda orgullosa con su bandeja de galletas, por supuesto que detrás estás tati ayudándola con el peso, para que las galletas lleguen enteras al horno, que es la parte que menos le gustó," la espera".
 A que son las galletas más bonitas del mundo, ya se que es pasión de abuela y que hay un reguero de babas en el suelo, pero es lo que hay.













    


Y como una auténtica profesional degustando sus galletas, el resto las embolsamos y se las regalamos a  mamá y a papá,  que como no pudieron disfrutar haciéndolas que  disfruten comiéndolas, aunque seguro que preferirán guardarlas.