miércoles, 3 de julio de 2013

Tartita llorona de chirimoya y ron #Gastroalmuñécar2013

 Hace unas semanas un grupo numeroso de blogueros "invadimos" Almuñècar, nos enamoró su paisaje, sus gentes y su gastronomía, entre sus magníficos productos destacan la chirimoya con Denominación de Origen Costa Tropical de Granada y Málaga,  y el ron,  y como los sexitanos son generosos nos regalaron estos productos para que pusiéramos en práctica nuestra imaginación en la cocina, y esta es mi propuesta.
 
Ingredientes:
para tres tartaletas
70 grs. de mantequilla
30 grs. de azúcar glass
150 grs. de harina
1 huevo pequeño
1 cucharadita de Ron Mondero
 para la crema de chirimoya
200 grs. de pulpa de chirimoya
30 grs. de azúcar
1 yema
1 huevo
15 grs. de mantequilla
 para el merengue italiano
1 clara de huevo
90 grs. de azúcar
55 grs. de agua

Modo de hacerlo:
Las tartaletas:
Pongo todos los ingredientes juntos y con la pala mezcladora a velocidad media en la batidora,  hasta que quede la masa suelta, eso no lleva más de dos minutos, además este tipo de masa no requiere  amasado para que no se endurezca.
 
 Voy cogiendo pequeñas porciones de masa y relleno los aros, primero la base y luego las paredes, pongo papel de horno y lo relleno de garbanzos, para cuando estén en el horno la masa no se deforme.
A 180º calor arriba y abajo en la segunda ranura durante 20 minutos, los dejo enfriar antes de desmoldarlos, al ser una masa de mantequilla se desmoldan sin problema.
 Ahora le toca a la crema de chirimoya, en una cacerolita pongo el azúcar y la pulpa de chirimoya, sin descongelar, una yema y un huevo entero.
Lo pongo al fuego y sin parar de remover con una lengua de silicona para que no se agarre, hasta que empiece a hervir  y la crema se espese, la retiro del fuego y añado la mantequilla que se derretirá con el calor de la crema, la pongo en un cuenco para que se enfríe.
Ahora le toca al merengue, con la clara que me ha sobrado de las tartaletas, lo he preparado si queréis verlo con más detalle como se prepara el merengue italiano pinchar aquí  , lo he metido en una manga pastelera con boquilla lisa de 2 cms de diámetro.
Ya solo queda montar las tartitas, con una cuchara voy rellenándolas con la crema de chirimoya,  encima pongo el merengue y con el soplete le doy el color tostadito tan bonito, si no tenéis soplete se puede meter en el horno en el gril,  pero ojo hay que tener mucho cuidado que se quema con facilidad.
Y listo para disfrutar, la sorpresa de esta tartita y por eso ese nombre, y es que al partirla sale lentamente  la crema de chirimoya, vamos para llorar de buena.