domingo, 22 de enero de 2012

Mannele o "angelito grande"

Todos queremos artículos de primerisima calidad,  sobre todo cuando de nuestra alimentación se trata, pero si además es para nuestros peques,  eso se convierte en una obligación, hace unas semanas recibí dos latas de la estupenda mantequilla Lorenzana, así que no dudé ni un momento en usarla para hacer los Mannele, aunque Marta los llama "angelito grande".
Desde que lo vi en el blog  Las recetas de Marichu.... y las mías,  me dije que tenía que hacerlo para Marta, los viernes después de salir de la guarde,  la llevamos a la playa a pasear,  a tirar piedras al mar, a jugar con la arena y a los columpios, y por supuesto le damos la merienda allí, hay que aprovechar que hace unas tardes estupendas y el sol ahora es muy bueno, y de paso sus papás tienen el día libre para ellos solos..

Permitirme una recomendación,  no dejéis de entrar en el blog de Begona, es todo un lujo pasearse por sus páginas y deleitarse con sus magníficas recetas.



Ingredientes:
300 grs. harina de fuerza
25 grs. de azúcar
8 grs. levadura seca de panadero
1 huevo
150 grs. de leche (incluido peso del huevo sin cáscara)
40 grs. de mantequilla sin sal
ralladura de 1/2 limón
1/4 cucharadita de  sal
1 cucharadita de extracto de vainilla de Madagascar
----------
 Para decorar
1 huevo
pepitas de chocolate
Modo de hacerlo:
Primero peso el huevo y añado la leche hasta llegar a los 150 grs que necesitamos, lo bato ligeramente.
Pongo la mantequilla en un bol y la meto en el microondas 30 segundos para que se derrita.
En el bol de la amasadora tengo la harina con la pizca de sal, la levadura, la ralladura de limón,  el azúcar y la vainilla, incorporo la mantequilla derretida y el batido de huevo y leche.
Con la pala mezcladora a velocidad media lo dejo amasar hasta conseguir una masa lisa y que se despegue del bol, hago una bola y la dejo levar dentro del bol hasta que duplique el volumen.
Pongo harina sobre el mármol y desgasifico la masa, con el rodillo la estiro de un grosor de 6 mm.
Y con el corta pasta voy cortando los muñecos, a uno les pongo pepitas de chocolate y a otro les marco los ojos y los botones con un palito de brocheta.
Los coloco en la bandeja del horno tapados con un paño  y los dejo levar hasta que doblen en volumen, los pinto con huevo batido y los horneo a 180º calor arriba y abajo en la segunda ranura hasta que estén dorados,  16 minutos ha sido suficiente, pero el tiempo ya sabéis depende del tamaño y del horno, los dejo enfriar sobre una rejilla.
Y listo para desayunar o merendar, untados con mantequilla es todo un lujo de sabores.
Y como toda la bollería tiende a endurecer muy rápido,  los que no vamos a comer   el mismo día los meto en el congelador, y los voy sacando cuando me hacen falta, se pueden dejar descongelar a temperatura ambiente,  en 30 minutos están listo o un golpe de microondas y quedarán como recién salidos del horno.