lunes, 6 de junio de 2016

Bizcocho un, dos, tres, Sara otra vez

 Que hacer con una peque que no está malita pero tampoco todo  lo bien que debería para ir al colegio, pues quedarse en casa de ela y de abu, eso es como un premio para ella y si además nos metemos en la cocina la fiesta está asegurada.




Ingredientes:
una nieta de 3 añitos
3 huevos
1 yogur blanco
1 medida de aceite 
2 medida de azúcar
3 medidas de harina
1 sobre de levadura Royal
pizca de sal
----------------
100 grs. de virutas de chocolate

 Modo de hacerlo: 
Lo primero es colocar su mesa en la cocina y darle un bol que no se rompa ni se pueda hacer daño, ella lo inspecciona bien y le da el visto bueno, y se pone manos a la obra.
Bates los huevos y el azúcar con energía, acabamos de empezar y le sobra, cuando está todo bien batido echa el yogur, previo repaso con el dedo para probar si está bueno.
Sigue batiendo y añade el aceite, eso no le ha gustado tanto al probarlo, pero como buena profesional sigue batiendo.
Ahora toca la harina que lleva la levadura ya incorporada, y por supuesto el secreto de ela, la pizca de sal y a batir de nuevo.
 Ahora toca decidir que molde usar, y es que en el mueble de Ela hay mucho y todos le gusta, pero se ha decidido por uno  que le parece divertido porque además sirve para mirar.
Y entre todas las brochas, decide que esa es bastante suave y pinta el molde con un poco de aceite. 
 Decide que le va a poner virutas de chocolate, un puñado para el molde y otro para ella, que tiene que probarlo todo.
Ahora nos toca poner la masa en el molde, ahhh pero se le había olvidado probarla y es lo primero que hace, y luego ya llenamos el molde y como ha quedado un poco, lo ponemos en otro molde más pequeñito.
Y sigue decorando con las virutas de chocolate, y metemos los moldes en el horno precalentado a 180º calor arriba y abajo en la segunda ranura, y se sienta delante a esperar, que largo se hace la espera,  impaciente por ver su bizcocho que será para mamá, papá y su hermana Marta que como está buena ha ido al colegio.
Y como buena profesional hay que asegurarse que el bizcocho está bien cocido, y con su palito de brocheta lo pincha.